Tener un jardín y darles los cuidados necesarios es una tarea que requiere de conocimiento, constancia y mucha paciencia, ya que se trata de un espacio muy importante que refleja mucho de la personalidad de quien lo cuida o del lugar donde se encuentre.

Ahora bien, un jardín no solo requiere de estética, también requiere de equilibrio y conocimiento del desarrollo y crecimiento de las plantas que lo integrarán, porque no solo se trata de la vista, sino del desarrollo de la vegetación que convivirá –por decirlo de alguna manera- dentro del mismo entorno.

Por esta razón es importante que tomes en cuenta algunas de las plantas que debes evitar tener dentro de tus instalaciones, porque pueden ser dañinas o su desarrollo puede afectar a otras plantas.

No te arriesgues, aquí te dejamos el nombre de algunas especies, que de acuerdo a los especialistas no debes tenerlas cerca de ti.

Agracejo rojo. Esta pequeña planta tiende a crecer muchísimo, con el tiempo empieza a agigantarse e invadir tu jardín.

Enebro trepador. Esta especie comienza a expandirse por el suelo y desarrolla muchas ramas, el mantenerla limpia es casi imposible y lo único que no podrás evitar es dañarla cuando intentes darle mantenimiento. Es difícil de erradicar.

Tanaceto. Es una planta que repele las hormigas, podrías verlo como una ventaja, pero las ahuyenta porque es venenosa, por lo que en caso de tener mascotas o niños pequeños, sus diminutas flores amarillas pueden ser atractivas para ellos y queda en riesgo su salud.

Gloria de la mañana. Es hermosa, pero también crece mucho y rápido, se recomienda dejarla sola para tener un mejor control, porque invade a otras y serpa complicada su limpieza.

Rhododendron. Es una planta hermosa, pero es tan hermosa como tóxica, así que tenerla en casa puede causar daño a las personas en caso de ingestión.

Enredadera de trompeta. Es una planta que luce increíble en cercas y paredes, pero requiere de mucho trabajo para tenerla bajo control, así que, si no quieres batallar opta por otra de fácil cuidado.

Ya cuentas con información acerca de algunas plantas que debes evitar ya sea porque son tóxicas o por sus cuidados, esto último responderá a tu ritmo de vida y que el mantenimiento de tu jardín sea una actividad placentera y no un dolor de cabeza.